lunes, 14 de enero de 2008

Vacaciones, recuerdos y fiestas típicas


En muchos de los veranos de mi infancia, las vacaciones familiares fueron en Chiloé, lugar de origen de mi padre, donde aún se encuentra toda la familia que le sobrevive.

Los recuerdos mas notables que tengo de esas vacaciones de verano, que por cierto duraban 120 días app, están fuertemente ligados a las actividades del campo, cuando se reunía toda la familia extensa y los vecinos de toda la vida para realizar una minga, en alguna actividad que involucrara el esfuerzo y el trabajo colectivo, donde la principal característica, es que nadie recibe dinero a cambio de su trabajo, sólo la comida y la bebida necesaria para compensar los esfuerzos, y la promesa implícita de ser compensado con el mismo esfuerzo y compromiso cuando las labores agrícolas deban desarrollarse en el campo propio. Todo un ejemplo de solidaridad y trabajo colaborativo.

Entre esos gratos hitos que conforman mis recuerdos, están las cosechas de papas, las trillas de trigo y cebadilla, un curanto o una entretenida “Maja de Manzana”, proceso mediante el cual se obtiene el jugo esta fruta, que más tarde se trasformará en “chicha de manzana”. Realmente cada un a de estas labores agrícolas de convertían en grandes fiestas familiares, donde creo que éramos los niños los que mas disfrutábamos.

Y por que tanto recuerdo?

Sucede que el fin de semana me cursaron una linda invitación y fui, muy de “turista” a observar una “Trilla a yegua suelta”, organizada con fines más turísticos que productivos, pero que al fin y al cabo, son parte de las actividades sostienen de un hilo, las más antiguas tradiciones del campo Chileno.

El municipio de Puchuncaví invitó a la trilla y además a un almuerzo Campestre, con un plato de cazuela, otro de charquicán y como postre, mote con huesillos... todo este ambiente rodeado de un sol implacable, y de un escenario donde no pararon de sonar las rancheras.

Si bien este escenario no es tal cual, los vividos en la infancia, bien me hizo rememorar aquellas vacaciones de niñez, y recordar que “estamos de vacaciones” y que tal vez sea bueno volver acercarse al sur y las tradiciones.

Les dejo unas fotos sacadas en la ocasión desde mi Blackberry






11 comentarios:

gonzalo dijo...

linda fiesta si estabas tu.

Evan dijo...

Pao, que lindas fotos, me gustan muchísimo las tradiciones de campo, son lugares para disfrutar :)

Un beso

Carlos dijo...

...sinceramente me sorprendió lo largo de tus vacaciones (120 días) jeje.

Aurefaire dijo...

q hermosos caballos!!!!!!!!!!

Felipe Zúñiga Herranz (aka dr.800xl) dijo...

Hola Paola, primera vez q veo tu blog... muy bueno!... absolutamente merecido el "blog thinking awards"....

salu2

f

LiterataRoja dijo...

que lindo recuerdos me has traido!!

te dejo un beso y te espero por mi espacio...!!

Valeria dijo...

Que bonitos recuerdos de la infancia!
Sobre todo me ha gustado mucho ese trueque de "tu trabajo y tu ayuda" cuando la necesito, a cambio del mío cuando lo necesites tú...
Habrá que conservar ese tipo de tradiciones.

Nunca había visto trillar así. Me gustó mucho.
Un saludo, Pao

gonzalo dijo...

oye, cuéntanos de tu viaje.

besitos amiga linda.

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

que lindo...

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

estoy estresado, venido a menos, deprimido, todo junto...

elisa...lichazul dijo...

que fotos más bellas!!!, así fueron mis vacaciones durante diez años apróximadamente, que recuerdos me evocaron

un abrazo y mil felicidades para el 2011